Menores y Delitos en la red

Contenidos

– Realidades y causas del aumento de delitos de caracter sexual el la red entre menores.

– Tipos más habituales de Delitos

– Recomendaciones

– Delitos sobre los contenidos dirigidos hacia los menores

– Legislación, Delitos y Penas del Código Penal Español

– Recomendaciones básicas para Padres y Educadores

– Protección básica de los menores

– Menores y las redes sociales

 

Tags: grooming, sexting, acoso escolar, ciberacoso, pornografia infantil, privacidad, ciberbullying, pedofilia, pederastia, ciberbaiting 
RelacionadosControl parental , Consejos de Seguridad en las TICSeguridad básica del InternautaDenuncias sobre Delitos Tecnológicos sobre menores , Legislación Española y ExtranjeraPornografía Infantil, Pedófilos y Pederastas y otros delitos sobre menoresCiberacoso, Ciberbullying, Grooming y CiberstalkingSexting y Gossiping , Menores y Seguridad en Tablets y otras tecnologías

Realidades y causas del aumento de delitos de caracter sexual el la red entre menores.
La Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) advierte del aumento en los dos últimos años de casos relacionados con delitos de índole sexual entre los menores en la Red y contra su intimidad. En muchos casos están expuestos a la grabación y difusión de imágenes sexuales, chantajes y vejaciones en la red.

Cuando nos planteamos los delitos a menores en la red normalmente la primera imagen que se nos viene a la mente es el tema de la pornografía infantil y la pederastia, pero existen otros tipos de delitos y acosos protagonizados en la mayoría de las ocasiones por los propios menores que, de igual modo que los dos anteriores mencionados, son muy reales y están presentes en la Red.

Sorprende el desconocimiento que poseen en general los padres, tutores y profesionales sobre los peligros reales a los que nuestros hijos de enfrentan en las Redes Sociales y su contexto en su día a día y en su relación cada vez más virtual y tecnificada. Del mismo modo es llamativo el desconocimiento sobre las diversas tecnologías actuales, el vocabulario empleado o las técnicas y recomendaciones básicas en materia de prevención.

La principal causa del incremento de grabaciones de contenido sexual protagonizados y difundidos por menores, es la universalización del uso entre los más jóvenes de los smartphones y tabletas, incluso cuando son aún niños.

Estos dispositivos permiten a cualquiera y de forma muy sencilla la grabación en cualquier sitio de imágenes y su distribución masiva e instantánea a través de Internet, redes sociales o las distintas aplicaciones de mensajería instantánea móvil.

Tipos más habituales de Delitos
Las modalidades más habituales de delitos de Menores en la Red son:

– Sexting: La difusión y publicación de contenido exhibicionista y narcisista con tintes eróticos y sexuales. (Ver más sobre Sexting
– Ciberbullying: También conocido como “Ciberacoso”, es el acoso, la humillación, la hostigación realizada entre menores con el uso de la tecnología (redes sociales, móviles, correo, etc.). (Ver más sobre Ciberbullying
– Grooming: Adultos que adoptan la personalidad de un menor para con engaños obtener satisfacción normalmente de tipo sexual (relación virtual o física). (Ver más sobre Grooming
– Ciberbaiting: La burla, acoso y humillación realizadas por los alumnos y dirigidas a sus docentes y tutores, para sacarlos de quicio y conseguir que se derrumben psicológicamente o estallen fuera de control. (Ver más sobre Ciberbaiting)

La evolución de cada uno de estos delitos tiene un origen común, todos comienzan siendo como una travesura y que se puede acabar convirtiendo en una tragedia de enormes proporciones para las víctimas quienes sufren en silencio las consecuencias y aún cuando en ocasiones las evidencian no se les proporciona la importancia o atención que merecen.

Recomendaciones

Para combatir las prácticas ilegales, se recuerda la importancia de que padres y adultos acompañen a los menores desde el principio en el acceso a las nuevas tecnologías, con el fin de establecer con los más pequeños unas pautas de seguridad y buen uso de los mismos.

Para ello, es fundamental hacer ver a los menores que determinadas prácticas no son ningún juego, sino delitos muy graves, e insistir en informales de los riesgos que corren y de que compartir actos o imágenes íntimas puede ser un error con efectos casi irreversibles.

Exponemos estas advertencias en charlas formativas impartidas a alumnos, padres y profesores, así como al resto de colectivos y profesionales, para informar y concienciar de los peligros de Internet en relación a los menores.

En el último año, hemos realizado diversas acciones formativas incidiendo en la importancia del uso seguro de Internet, redes sociales, móviles y tablets, apoyadas en campañas en perfiles en redes sociales, blogs y nuestra páginas web.

Igualmente aconsejamos a los niños que tengan mucho cuidado con las fotos y vídeos que se toman y que comparten en la Red, especialmente aquellas de carácter erótico, así como que no ofrezcan datos a ningún extraño con el que se haya contactado vía Internet.

Igualmente, sugerimos a los padres que creen con su hijo un clima de confianza para hablar sobre estos temas y que estén presentes cuando su hijo se conecte a Internet para ver a qué contenidos accede.

También es importante que los padres alerten a su hijo del riesgo de intimar por Internet con personas desconocidas y recomendamos que utilicen programas que filtren el acceso de sus hijos a determinados contenidos.

Delitos sobre los contenidos dirigidos hacia los menores
En este sentido debemos tener presente que nuestra legislación castiga la distribución de pornografía infantil a través de la red, e igualmente sanciona la distribución de material pornográfico a los menores.

(Ver documento sobre Pornografía Infantil, Pedófilos y Pederastas y otros delitos sobre menores

Todos hemos leído o escuchado alguna vez casos en los que algún desaprensivo se ha hecho pasar por otra persona para obtener, mediante engaños, fotos o vídeos con contenido… vamos a llamarle “comprometido”, para luego difundirlo y obtener un lucro. Pero también el riesgo puede suceder a la inversa: las TIC nos permiten establecer relaciones con muchas personas desde el más absoluto anonimato.

Aunque nos lo están recordando continuamente, mucho cuidado con compartir o facilitar información o documentos que pudieran ser comprometedores; una vez que hacemos clic, ya no hay vuelta atrás. Por otra parte, antes de publicar fotos o comentarios en las redes sociales, piensa un poco: ¿este contenido me parece adecuado para que sea visto por personas menores de edad? No hace falta decir que los menores están omnipresentes en todas las redes sociales.

Legislación, Delitos y Penas del Código Penal Español
(Ver más sobre Legislación y Delitos sobre menores)

Existe una clara preocupación de la Sociedad actual sobre este tipo de delitos, los cuales por medio de la Ley Orgánica de la Responsabilidad Penal del Menor (LORPM) LO 5/2010 pueden pedirse y depurarse responsabilidades en la mayoría de las ocasiones a los propios menores y sus padres o tutores.

A modo de resumen exponemos aquí las conductas y penas previstas por nuestra legislación para este tipo de delitos. Nuestro Código Penal en su artículo 189 hace mención a tres categorías de delitos:

– La distribución de pornografía a menores: venta, difusión o exhibición de material pornográfico a menores. Tiene una pena prevista de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.

– La pornografía infantil: venta, difusión, exhibición o posesión para estos fines de material pornográfico que tenga por objeto a menores. Tiene una pena de prisión de uno a cuatro años. En casos de niños menores de trece años, o material especialmente vejatorio o violento, la pena será de cuatro a ocho años de prisión. (Ver más sobre Pornografía infantil en las redes

– La posesión para uso propio de material pornográfico infantil. Conlleva una pena de seis meses a un año o multa de seis meses a dos años.

 

Recomendaciones básicas para Padres y Educadores
(Ver más sobre Recomendaciones TIC)

Diez recomendaciones para un uso seguro:

1- El nuevo gadget es un regalo, pero no es un juguete. Su puesta en marcha requiere conocer no sólo cómo funciona y sus muchas posibilidades sino los riesgos de un mal uso, sobre todo, para la seguridad. Es recomendable que ese proceso de aprendizaje y descubrimiento se haga conjuntamente, simultáneo, padres e hijos.

2- El menor debería tener claro dónde, cómo y cuándo puede (o es oportuno) utilizar su nuevo equipo y protegerlo de posibles extravíos y accesos indeseados. Si lo va a llevar consigo fuera del domicilio, dependerá de su edad, circunstancias del momento o compañía adulta, entorno… De igual forma, debe anotar datos identificativos del aparato y bloquear su uso con una clave que solo deberían conocer él… y sus tutores o adulto que le acompañe en su introducción a la tecnología.

3- Lo mejor es que desde el principio se acuerden entre ambas partes (menores/adultos) unas normas de uso, en base a unos criterios de seguridad y racionalidad (que sea adecuado por el entorno y el saber estar) que, cuanto más mayores sean, más se razonarán y consensuarán con ellos, con mayor libertad e intimidad. Cada cosa en su momento o a una edad.

4- Los adultos deberían saber y elegir las distintas opciones de la operadora, así como las aplicaciones, programas y servicios que se instalan o contratan y las condiciones de las mismas. Saber la utilidad y contenido de las mismas, para así intuir los riesgos que se asumen. Si los mayores lo desconocen, siempre pueden preguntar a otros que entiendan más de tecnología o en tiendas.

5- Cuanto menor es el nuevo usuario, mayor supervisión, acompañamiento y concienciación necesitará del uso que hace del smartphone, tablet, ordenador, consola, cámara… de para qué lo usa, con quién, qué información se intercambia… Un buen criterio para que el menor sepa si usa esa tecnología de forma adecuada o no es que si lo viera una prima o tía suya de 25-30 años, no le escandalizara o preocupara.

6- En el caso de los más pequeños, los padres pueden instalar programas que filtren el acceso a webs y contenido inapropiado o peligroso, así como que faciliten el control parental. De igual forma, es recomendable dejarse asesorar por los profesionales de centros educativos y por los agentes de la Policía Nacional que imparten formación sobre seguridad en más de 5.000 colegios de toda España. En caso de duda o necesidad, el menor debería tener adultos de confianza a los que consultar (entorno familiar o escolar) y, en caso serio, siempre se puede contactar con los agentes de la Policía, en cualquier comisaría, en alguna de las charlas en centros docentes, en el 091 o por email, de forma directa y discreta, en plancontigo@mir.es

7- Si es aún muy pequeño, el nuevo usuario debe asumir que sus tutores tengan acceso global al contenido y uso del móvil, tablet u ordenador. Además, se ha de procurar que lo usen en espacios públicos o abiertos de la casa, fácilmente accesibles a los mayores, que deben supervisar o acompañar de forma continuada a los niños e ir cediendo libertad o intimidad según se va creciendo y adquiriendo responsabilidad y consciencia de los riesgos.

8- El menor debe conocer no sólo los riesgos que puede encontrarse (y debe evitar) al utilizar su nuevo equipo, sino también asumir que debe ser responsable y respetuoso al relacionarse con el resto, así como en la convivencia con sus conocidos… (si es aún pequeño, sólo debería interrelacionarse con estos). Cualquier ataque, humillación, chantaje o broma muy pesada (ciberacoso) a otra persona es intolerable y puede llegar a ser delito.

9- Es muy importante acordar y razonar con el menor unas normas racionales y respetuosas hacia todos sobre hacer fotos y vídeos, compartir con otras personas sus imágenes y, por supuesto, la no distribución de aquellas que sean de otros sin su autorización o que puedan perjudicar irreversiblemente la imagen de cualquiera. No solo explicar que se puede incurrir en delito (como con el sexting), sino la importancia del respeto al resto (no hagas a los demás lo que no te gustaría sufrir).

10- Al menor debemos alertarle sobre los riesgos de fraude o condiciones que se asumen (de forma consciente o no) al facilitar sus datos a personas o compañías, contratar servicios y comprar online, así como enseñarle las pautas de seguridad fundamentales en el comercio electrónico, ya sea con empresas o entre particulares. También debemos alertarle del malware (virus, troyanos) y spam que se encontrará en la navegación y de las técnicas de ingeniería social existentes para engañar al internauta.

Protección básica de los menores

1- Antes de que los niños empiecen a usar PC, portátiles o tabletas se debe instalar en el equipo un antivirus para proteger la información. Hay versiones gratuitas que ofrecen distintas compañías, sin embargo, las más avanzadas tienen costo, todo depende de que tan protegido quiere estar. 

2- Ayudar a los niños a configurar las cuentas de correo electrónico y redes sociales, para que no creen contraseñas que sean fácilmente detectables, por ejemplo, evitar poner el nombre, documento de identidad o número telefónico como password. 

3- Orientar a los niños en el manejo de redes sociales como Facebook. Es importante que los padres les ayuden a sus hijos en la configuración de las herramientas de seguridad para que sólo las personas deseadas puedan tener acceso al perfil de los niños. 

4- En general para el manejo de cualquier red social, ya sea Facebook, Twitter u otra, es importante que los padres les enseñen a los niños a tener un criterio de selección, para que no acepten invitaciones de extraños, que se pueden poner en contacto con ellos con malas intenciones. 

5- En el momento de descargar aplicaciones, como juegos, encuestas o contenidos, es vital leer los acuerdos que tienen las páginas, antes de dar “aceptar”, teniendo en cuenta que algunas permiten el acceso a datos personales de los usuarios, en este caso, de los niños. 

6- Los menores de edad deben aprender a no abrir e-mails de personas que no conocen o hacer click en links desconocidos, una recomendación que aplica para los adultos. Lo ideal es que siempre ingresen a una página digitando la dirección en el navegador. 

7- Además del antivirus es importante usar un software de backup para salvaguardar información relevante de los niños, que se puede perder en caso de daño o robo del equipo. 

8- Para evitar que los niños sean víctimas del ‘ciberbullying’ se recomienda a los padres que se informen sobre este fenómeno y que mantengan un diálogo constante con sus hijos para detectar si ellos están siendo víctimas. 

9- Los padres también pueden contar con herramientas de seguridad que les ayudan a controlar y monitorear las páginas que están visitando sus hijos. Una de ellas es Norton Family Premier. 

10- Estas recomendaciones de seguridad se deben aplicar a los smartphones, que también requieren protección con antivirus, y frente al uso de páginas y redes sociales.

Menores y las redes sociales 
El 30% de los contactos de los adolescentes en las redes sociales son desconocidos
17/05/2013

Cerca del 30% de los contactos de los adolescentes en las redes sociales son desconocidos, según un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), hecho público este viernes con motivo del Día de Internet 2013. Además, el estudio asegura que, de media, los jóvenes cuentan 177 “amigos virtuales”, una cifra que varía dependiendo del servicio.

Entre los progenitores, más de la mitad desconocen el número de amigos, conocidos o desconocidos, que sus hijos tienen en las redes sociales y, sobre el tema, el 27% de los encuestados admite su ignorancia. Esto pone de manifiesto, apunta el informe, que el problema no son las redes, sino la desinformación entre los padres.

Aunque el 95% reconoce que sus hijos usan internet y el 84% que tienen presencia en las redes sociales, el 47% considera que el contacto virtual que se produce a raíz de esa presencia es positivo, mientras en el lado contrario se sitúa el 25%, que cree que es negativo.

Por redes y por edades, la OCU determina que Tuenti es la más utilizada por los adolescentes de entre 10 y 16 años, donde casi el 60% está presente, seguida de Facebook, con el 56%, Google+, el 12%, y MySpace, el 3%. En este intervalo, los más mayores, entre 13 y 16 años, amplían su presencia tanto en Tuenti, donde el 77% tiene cuenta, como en Facebook, con el 72%, y los menores, de 10 a 13 años, la reducen a un 46% en la red social española y a un 44% en el servicio desarrollado por Mark Zuckerberg.

Además, es habitual que los adolescentes tengan presencia de manera simultanea en varias redes, aunque tengan un espacio preferencial para una de ellas. En este sentido, el 61% de los jóvenes elige Tuenti, frente al 24% que prefiere Facebook y el 9% que se decanta por Twitter.

Anuncios

Acerca de Ciberseguridad GITS Informática

Asesoría para Padres y Adolescentes, Educadores, Empresarios y Trabajadores, Administraciones Públicas y Privadas, Asesoría, Seminarios, Docencia y Divulgación en materia de Ciberseguridad, Delitos Informáticos y Privacidad del Internauta.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s