TECNOADICCIÓN, TECNOESTRÉS Y AFECCIÓN PSICOLÓGICA

TECNOADICCIÓN, TECNOESTRÉS Y AFECCIÓN PSICOLÓGICA

El tecnoestrés es un riesgo laboral que tienen las personas cuyo trabajo está íntimamente ligado a la tecnología. Ordenadores, PDAs, móviles, proyectores, tablets, televisores y todo tipo de aparatos electrónicos nos rodean día a día.

Cuando se trabaja contantemente con tecnología, el mayor deseo de ese trabajador es abandonar la tablet, el equipo móvil y poder irse de vacaciones y descansar, pero una vez en la playa, no pueden evitar estar al tanto sobre lo que está pasando en las redes sociales, verificar el último correo que se ha enviado desde la oficina o leer algo relacionado al trabajo.

El impacto sobre los trabajadores de una empresa suele pasar desapercibido pero no es un asunto carente de importancia. Prácticamente todos los profesionales tienen una dependencia total o parcial de la tecnología y esto es prácticamente inevitable pero unos hábitos de uso saludable pueden ser salvadores. Lo importante es saber desconectar.

El término Tecnoestrés fue acuñado por primera vez en 1984 por Craig Brod, aunque algunos lo vinculan al libro publicado en 1997 por Larry Rosen y Michelle Weil con dicho nombre. Se han realizado múltiples estudios al respecto como el de Chua, Chen y Wong en 1999 o el de Salanova y Schaufeli en 2000.

“El tecnoestrés es un estado psicológico negativo relacionado con el uso de tecnología o con la amenaza de su uso en un futuro. Esta experiencia se relaciona con sentimientos de ansiedad, fatiga mental, escepticismo y creencias de ineficacia”. Salanova, Llorens, Cifre y Nogareda en 2007 para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Una investigación que se ha realizado en nuestro país fue a manos de Salanova, Llorens, y Cifre donde se han especificado dos tipologías: tecnoestrés y la tecnoadicción. Es decir, dos grados de afección mental producidos por uso continuado de la tecnología incluyendo la posibilidad de convertirse en adicto a la tecnología. Algunos síntomas psicológicos descritos en la amplia literatura al respecto son:

•  Irritabilidad

•  Reticencia a recibir instrucciones sobre el uso de la tecnología

•  El sueño es muy pesado, o demasiado liviano. Esto produce alteraciones en el humor y la paciencia.

•  Nervios a flor de piel.

•  Consulta continuada del E-mail, en algunas ocasiones de forma obsesiva.

•  No apagan nunca el móvil ni se pueden separar de él.

•  Navegación sin objetivos ni rumbo en internet.

•  Fatiga

•  Cinismo

•  Ansiedad

•  Adicción

 

“Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo “dependientes” de la tecnología, siendo el eje sobre el cual se estructuran sus vidas.” Salanova, Llorens, Cifre y Nogareda en 2007 para el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Por otro lado se han descrito clásicamente dolencias físicas relacionadas a las posturas y costumbres de uso intensivo de aparatos electrónicos e informáticos. Estos síntomas fueron descritos mucho antes de hablar de tecnoestés pero se ha encontrado una clara vinculación entre ambas afecciones y considero que deben estudiarse junto a los problemas psicológicos descritos:

•  Dolores continuos de espalda y zona lumbar.

•  Dolor de cuello.

•  Brazos pesados y hombros rígidos.

•  Problemas cervicales

•  Problemas en la visión. Pérdida de visión, lagrimeo y/o picor.

•  Dolor de estómago producido por ansiedad o estrés.

 

Más allá de todos estos inconvenientes, hay que tener en cuenta que el trabajo sería más duro y en ciertos casos, imposible, sin el uso de equipos tecnológicos.

La solución es hacer uso de la tecnología con sentido común e inteligencia. Es necesario descansar el tiempo necesario y “desenchufarse”. Leer un libro y solamente usar el equipo móvil para ver la hora es una buena opción. Las tecnoadicciones (o ciberadicciones) incluyen todos aquellos fenómenos o problemas de abuso de las NTICs, y se refieren frecuentemente a la adicción a Internet, adicción a los teléfonos móviles (incluyendo p.ej. la adicción a los SMSs) y a la adicción a los videojuegos (incluyendo cada vez más los videojuegos online).

Un tecnoadicto que está sin Internet o teléfono móvil durante un día puede llegar a sentir una depresión, soledad y ansiedad tales que lo hagan sentir que se ha desconectado del mundo, y esta se vuelve una sensación insoportable.

Es cuando alguien llega a este punto que las relaciones sociales comienzan a deteriorarse, y la persona depende de los dispositivos digitales para tener acceso a su bienestar, y aquí todo tiene olor a problema. Uno debe aprovechar a relacionarse con las personas naturalmente, sin depender de Internet para ello. Disfruta de la vida, es rica, hay parques, playas, amigos, risas… No todo está detrás del monitor.

Las nuevas tecnologías nos han cambiado la vida. Aunque hace solo dos décadas que las TIC se infiltraron en nuestro quehacer diario, ahora muchos de nosotros no concebiríamos la vida sin nuestro teléfono móvil y sin nuestra conexión a internet. Seguramente ahora nuestro quehacer diario se también sería menos productivo sin el correo electrónico o esa inmensa base de datos que es la red de redes.

Se han dado múltiples posibilidades: tecnoadicciones, adicción a las nueva s tecnologías, Desorden de Adicción a Internet Síndrome de Adicción a Internet, (en el caso de esta tecnología)…,

Sin embargo, con independencia del término empleado, este tipo de conductas desadaptativas, se caracteriza como cualquier otra adicción por tres síntomas:

•  Tolerancia: necesidad de la persona de aumentar el tiempo que pasa utilizando el aparato (ordenador, videoconsola, teléfono móvil, televisión…) para obtener el mismo efecto. El bienestar que genera su uso va progresivamente disminuyendo, y por eso el usuario tiende a utilizarlo durante cada vez más tiempo, para poder obtener un nivel adecuado de satisfacción.

•  Abstinencia: sensación desagradable que experimenta la persona cuando no puede usar la tecnología. Por este motivo, tiende a usarla cada vez mas y de forma mas compulsiva, para aliviar el malestar que le genera no poder hacerlo.

•  Dependencia: cuando la persona necesita aumenta progresivamente el tiempo de uso de la tecnología (tolerancia) y además, se siente mal si no puede hacerlo (abstinencia)

Además, el usuario dependiente comienza a tener una serie de pensamientos y conductas relacionadas con su problema, que repercuten en sus relaciones sociales y familiares, en su rendimiento escolar y/o laboral…

A nivel general, y especialmente en la adolescencia, los medios de comunicación han adoptado un papel determinante en su formación y educación.

Existen múltiples aparatos, y día a día surgen nuevas aplicaciones que, aunque hoy en día no son ampliamente utilizadas, es importante tenerlas en cuenta para un futuro posiblemente cercano. Las nuevas tecnologías que, inicialmente, surgen con el objetivo de mejorar y hacer nuestra vida más fácil y cómoda, pueden llegar a generarnos problemas. El uso que hagamos de ellas va a determinar sus consecuencias en nuestra vida.

La presencia de las tecnologías en todas las facetas de nuestra vida puede acabar provocando, y de hecho lo hace, que nos volvamos tecno adictos. Esta patología, o la extensión de la misma, se produce a medida que las sociedades y las personas son más dependientes de la tecnología y se puede desarrolla con independencia de la edad que tengamos. De hecho muchos adolescentes ya son a tan temprana edad tecno adictos.

Toda aquella conducta que pueda generar placer en la persona que la realiza (ir de compras, trabajar, coleccionar objetos,…) es susceptible de convertirse en adictiva. Estas conductas, que pueden ser consideradas como actividades cotidianas, llevada a cabo por una gran parte de la población, se van haciendo progresivamente cada vez más problemáticas para la persona que comienza a desarrollar una adicción a ellas.

En los países desarrollados la televisión ha sido, en los últimos años, el medio más influyente. Sin embargo, actualmente se han ido introduciendo a gran velocidad en nuestras vidas otras tecnologías.

De este modo, hoy por hoy convivimos con grandes dosis no solo de televisión sino también de Internet, telefonía móvil y videojuegos, principalmente.

 

IDENTIFICACIÓN

Los tecno adictos son fácilmente perceptibles: personas que se pasan el día consultando su correo electrónico, se pasan horas y horas navegando por internet, sus teléfonos móviles están continuamente en funcionamiento. Los tecno adictos además tienen más posibilidades de desarrollar patologías como la depresión, la soledad o ansiedad.

Habitualmente su adicción es tan fuerte que sus relaciones sociales se deterioran rápidamente lo que hace que la adicción se haga más profunda. Una buena manera de poder curar el problema de la tecno adicción consiste en hacer un análisis de cuando la tecnología nos es indispensable y dejar que el resto del tiempo lo disfrutemos de la vida en parques, playas, amigos y risas.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas que realizan la conducta pasan a abusar de ella y terminan siendo dependientes.

 

ADOLESCENTES

Los adolescentes son más vulnerables al poder adictivo de las nuevas tecnologías porque:

Las nuevas tecnologías les permiten moverse por un mundo de fantasías.

Chatear por Internet o por el teléfono móvil les permite mostrarse tal y como les gustaría ser, no como realmente son.

El uso de las nuevas tecnologías les permite estar “a la moda”.

El anonimato y la ausencia de contacto visual que caracteriza las nuevas tecnologías permiten al usuario expresarse y hablar de temas que en el cara a cara les resultaría imposible de realizar.

Internet permite a los adolescentes estar en contacto con su grupo de iguales sin estar físicamente juntos.

El teléfono móvil, les permite estar en contacto con sus amigos, escapando del control paterno.

Los videojuegos son emocionalmente estimulantes por su rapidez e intensidad. Permiten al jugador vivir en primera persona una aventura poniendo en práctica estrategias sin tener en cuenta las consecuencias que podrían tener en la vida real.

 

Adicción a los videojuegos y su gravedad

En este caso el uso abusivo, excesivo, compulsivo, incontrolado… se produce jugando a algún o varios juegos de consola, ordenador o móvil, solitarios o en interacción remota con otros jugadores. Puede implicar remuneración (casinos online, p.ej.) o no.

Esta adicción es especialmente problemática por su relación con la ludopatía y por afectar sobre todo a jóvenes. Se ha tenido noticia de muertes de jugadores relacionadas con el uso abusivo (un problema frecuente sobre todo en algunos países asiáticos), e incluso de niños por desatención de sus padres, enganchados a los videojuegos.

Un problema creciente es el relacionado con los entornos MMORPG, en los que ciertos jugadores se aíslan progresivamente de su vida real y se obsesionan por su actividad en esos mundos virtuales compartidos.

 

Adicción al teléfono móvil

El uso abusivo, excesivo, compulsivo, incontrolado… tiene como vehículo el teléfono móvil, con el añadido habitualmente de implicar costes económicos crecientes, ya que no es habitual la tarifa plana y se suele pagar por SMS enviado (o recibido en SMSs de pago), por Mbyte descargado de Internet, por llamada realizada, etc.

Los niños se exponen de manera no controlada a la tecnología cada vez a edades más tempranas. Casi 2/3 de los niños de 8 a 11 años tienen su propio teléfono móvil, que usan a esta edad en su mayor parte para jugar (73%). Muchos disponen también de un PC, una tablet o una consola con conexión a Internet.

Según la directora de Beatbullying, Emma-Jane Cross: «El (ciber)bullying se está trasladando al mundo de los videojuegos y tenemos que reaccionar rápido para abordar el comportamiento en esta área antes de que el problema siga aumentando…»

Una buena parte de los niños entrevistados expresaron su deseo de que padres y profesores hiciesen más por educarlos sobre cómo protegerse de estas amenazas. Esto requiere que los padres sean más conscientes de los peligros de acceder a Internet desde ubicaciones móviles y que les expliquen a sus hijos qué es un comportamiento apropiado en Internet, así como lo que tienen que hacer cuando tengan problemas: el principal consejo en este área sería que avisasen a uno de sus padres o a un profesor.

En el estudio también se pone de manifiesto el fallo de los webs de juegos y de los servicios accesibles mediante consolas, para verificar correctamente la edad de los jugadores y así evitar que niños por debajo de la edad mínima accedan a juegos inapropiados.

Un uso excesivo del teléfono móvil puede llegar a constituir un problema, porque la consecuencia más directa (un gasto desmesurado) es un efecto tangible. En segundo lugar, porque puede implicar situaciones como una reducción del rendimiento escolar, discusiones familiares o, en los casos más graves, cuestiones relacionadas con la dependencia o adicción.

 

Adicción a Internet: Tipos y Detección

La adicción a Internet es un deterioro en el control de su uso que se manifiesta como un conjunto de síntomas cognitivos, conductuales y fisiológicos. Es decir, la persona ‘netdependiente’ realiza un uso excesivo de Internet lo que le genera una distorsión de sus objetivos personales, familiares o profesionales. Uso excesivo e incontrolable de Internet que interfiere negativamente con la vida diaria de la persona afectada o de sus allegados.

En teoría un adicto o adicta a Internet podría volcar su obsesión/compulsión en cualquier actividad online, bien sea solitaria o en interacción con otros usuarios. Las actividades que suelen ser más problemáticas, que pueden producir comportamientos más compulsivos online, son las que tienen que ver con el sexo, las compras y el juego (remunerado o no).

Adicción a Internet en general, adicción al cibersexo, adicción a los juegos online, adicción a lob blogs, adicción a las redes sociales, adicción a las compras online, adicción a las subastas online, adicción al chat, etc. Puedes leer más sobre cada tipo en nuestra sección de clases de ciberadicción.

Los problemas que pueden acarrear (y que se pueden emplear para detectar el problema) incluyen repercusiones de tipo social y personal: problemas conyugales, pérdida de empleo o deterioro del rendimiento escolar, problemas alimenticios, ansiedad, empleo como vía de escape de la realidad, depresión, aislamiento personal, déficit de atención, escaso control de las pulsiones, pérdida de habilidades sociales, pérdida del sentido del tiempo, síndrome de abstinencia, necesidad de dosis cada vez mayores, etc.

 

 

BENEFICIOS

RIESGOS

TELEVISIÓN

La televisión puede ser utilizada como medio educativo.

La información que se recibe a través de le televisión es más fácilmente asimilable, ya que se percibe por dos canales: auditivo y visual.

La información se transmite con rapidez.

Potencia la capacidad reflexiva.

Los personajes de la televisión actúan como modelos. Su modo de actuar puede tener repercusiones importantes en la conducta futura del menor.

Cuando el menor ve un programa destinado a adultos puede entrar en contacto con una realidad para la cual no están preparados (guerras, violencia, sexo…)

En determinados momentos, el menor puede tener dificultades para diferenciar lo que es realidad de lo que es simplemente ficción.

Determinados contenidos televisivos transmiten a los menores una visión pesimista del mundo que les rodea, pudiéndoles llegar a crear sensación de inseguridad.

Los valores que se transmiten en determinados programas y anuncios publicitarios muchas veces son perjudiciales (culto al cuerpo, visión del sexo como algo superficial…).

La televisión limita y dificulta, en muchos casos, la comunicación familiar.

Favorece el consumismo y el deseo de obtener las cosas que anuncia.

Favorece el sedentarismo, impidiendo la realización de ejercicio físico.

Produce alteraciones en los ritmos de sueño.

VIDEOJUEGOS

Entretienen y divierten

Estimulan la coordinación óculo-manual

Promueven procesos cognitivos complejos como la atención, percepción visual, memoria y secuenciación de la información.

Se adquieren estrategias para “aprender a aprender” en entornos nuevos.

Refuerzan el sentido del dominio y control personal.

Potencian la autoestima

Facilitan las relaciones sociales entre jugadores.

El tiempo de juego es visto en detrimento del tiempo dedicado al estudio o a otras actividades de ocio más educativas.

Favorecen una conducta impulsiva, agresiva y egoísta en los usuarios.

La conducta adictiva de estos jugadores impide el desarrollo de otras conductas más constructivas.

Los menores pueden hacer uso de juegos no adaptados, por su contenido, nivel de violencia…a su nivel madurativo.

Problemas físicos: fatiga ocular, cansancio, migrañas…

TELÉFONO 
MÓVIL

Facilita la comunicación entre personas que están separadas físicamente.

Permite comunicarnos con otras personas desde cualquier lugar.

A través del teléfono móvil podemos actuar con rapidez en caso de emergencia.

Algunas compañías permiten instalar un chip en el terminal para poder saber su ubicación en cualquier momento.

Permite mayor independencia y autonomía a las personas discapacitadas, ancianos.

El acceso a Internet de la mayor parte de los teléfonos actuales nos permite obtener una gran cantidad de información en cualquier momento y lugar.

Instrumentalizad: se puede utilizar como agenda, alarma, calculadora…

Permite el acceso a multitud de servicios de entretenimiento: juegos, música…

Consumismo: los adolescentes, muchas veces, sienten la necesidad de adquirir aplicaciones para su teléfono (logos, tonos, fundas…)

El uso excesivo puedo llevarnos a la incomunicación. El menor pierde la capacidad de comunicarse cara a cara y limita sus contactos al uso del terminal.

Determinados servicios y aplicaciones tienen aun un coste muy elevado.

Recepción de mensajes publicitarios no deseados.

La persona que no es capaz de desprenderse del aparato, puede llegar a usarlo incluso en situaciones inadecuadas (ej: en clase, mientras conduce…).

El menor llega a mentir o robar para conseguir dinero para recargar el saldo.

INTERNET

Ponen al alcance, como nunca antes, el conocimiento científico.

Permiten manejar y disponer todo tipo de información.

Facilitan nuevos cauces de relación y comunicación.

Ofrecen una gran cantidad de material para la diversión y el entretenimiento.

Riesgo de aislamiento.

Pérdida de la noción del tiempo.

Facilitan el acceso a materiales no adecuados y/o perjudiciales.

Ofrecen información que, en algunas ocasiones, puede llegar a estar incompleta, ser inexacta y/o falsa.

Favorecen la adopción de falsas identidades que pueden dar lugar a conflictos de personalidad.

Tendencia al consumismo: deseo de estar siempre a la última.

Poca seguridad: facilidad en el robo de contraseñas y datos personales, suplantación de la identidad,…

IDENTIFICAR TECNOADICCIONES

La adicción supone una pérdida de control, por parte del adicto, sobre su conducta. Además, genera una pérdida de interés por otras actividades gratificantes y una interferencia notable en su vida.

El uso abusivo de las nuevas tecnologías supone:

Deseo intenso de repetir la conducta.

Estado emocional desagradable cuando la actividad es interrumpida (ansiedad, cambios de humor, impaciencia, irritabilidad…).

Placer o alivio y euforia mientras se lleva a cabo la conducta.

Necesidad de incrementar progresivamente el tiempo que emplea en su uso.

Pérdida de control sobre la conducta.

Deterioro de las relaciones sociales y familiares. Aislamiento.

Deterioro en el rendimiento escolar o familiar.

Problemas físicos derivados de la falta de sueño (fatiga, debilitamiento del sistema inmunitario…) y de ejercicio físico.

Negación, minimización y/o ocultamiento de la conducta.

Mantenimiento de la conducta, a pesar de las consecuencias negativas derivadas de ella.

 

CÓMO EVITARLO

En primer lugar, hemos de ser conscientes de que se puede ser adicto al uso abusivo del móvil, de los juegos de ordenador o videojuegos, así como a Internet. Hemos de valorar si dedicamos demasiado tiempo a estas actividades o si las mismas las realizamos quitando el tiempo a otras actividades que hemos de realizar. Para evitarlo cabe incidir en el importantísimo papel de padres y personas en las que se confia (profesores, familiares o amigos) dado su nivel de cercania, comunicatividad, influencia y hasta complicidad basados en una firme formación en valores y confianza mutuos. La comunicación, como casi siempre es vital para la prevención.

 

PAPEL DEL DOCENTE CON LOS ALUMNOS

•  Dialogar con los niños, niñas y adolescentes sobre cómo usan Internet, qué les interesa, sus experiencias, darles nuestros puntos de vista, debatirlos con ellos.

•  Utilizar los sistemas de protección disponibles para evitar el acceso a sitios no aprobados a menores de edad.

•  Familiarizarse con las nuevas tecnologías y los programas de comunicación que los chicos utilizan. Prevenir a los menores de edad acerca de la veracidad de los contenidos de Internet.

•  Alertar a los niños, niñas y adolescentes que las personas pueden cambiar su identidad cuando se comunican a través de la red.

•  Enseñar al menor de edad a que no revele información personal a través del “usuario” que utiliza para comunicarse.

•  Concienciar a los niños, niñas y adolescentes que cuando “chatean” con personas que no conocen (aunque sean supuestos “amigos de sus amigos”) no deben dar, ni pedir, datos personales (dirección, teléfono, apellido, nombre de su escuela, horarios) o cualquier información que puedan identificarlos. Informar sobre los riesgos que pueden derivarse de chatear con desconocidos y de hacer citas reales con extraños.

•  Alertar a los alumnos sobre los riesgos de enviar fotografías desnudos o con poca ropa, pues se puede hacer un uso indeseado de la imagen de los niños/niñas y adolescentes.

•  Prevenir de la información que publican en comunidades o redes sociales.

•  Advertir de los riesgos legales del uso de archivos de música, películas o imágenes de pago que han sido pirateados.

•  Detectar, denunciar

•  Ser promotor de autogestión y autoprotección

•  Valorar su autoridad moral en relación al uso de Internet

•  Cumplir con la reglamentación de uso de filtros

______________________
Tienes a tu disposición más contenidos y documentos descargables de libre uso y distribución en nuestra web http://www.gitsinformatica.com
Imagen

Anuncios

Acerca de Ciberseguridad GITS Informática

Asesoría para Padres y Adolescentes, Educadores, Empresarios y Trabajadores, Administraciones Públicas y Privadas, Asesoría, Seminarios, Docencia y Divulgación en materia de Ciberseguridad, Delitos Informáticos y Privacidad del Internauta.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TECNOADICCIÓN, TECNOESTRÉS Y AFECCIÓN PSICOLÓGICA

  1. Melaniiie dijo:

    quiieroo knseeguiir un casoo de un tecno adicto x fa escribanmee a mii correo electroniico: Melanievasquez@hotmail.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s