CIBERACOSO Y CIBERBULLYING

CIBERACOSO Y CIBERBULLYING

Ciberacoso: comportamientos engañosos de los adultos para seducir a menores en la Web. Acoso escolar entre menores, violencia verbal, física, psicológica, directa o indirecta de un grupo de menores a un compañero. Un menor atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otro mediante Internet, teléfono móvil, consolas de juegos u otras tecnologías telemáticas.

Un nuevo estudio de la ONG británica Beatbullying ha revelado que del 21% de niños de 8 a 11 años que han sufrido ciberbullying, más de 1/4 (27%) lo padecieron mientras jugaban online. Ha revelado también que un tercio de los padres no monitorizan lo que sus hijos hacen en Internet. El estudio, bajo el título de Violencia Virtual II, se ha elaborado a partir de encuestas a 1.564 niños del Reino Unido

Se ha conseguido llamar la atención sobre este fenómeno para movilizar a la ciudadanía y a las diversas administraciones públicas que, en muchos casos y especialmente en el ámbito escolar, han activado planes y recursos preventivos. Sin descuidar lo anterior, porque la lucha es constante, hay que avanzar un paso más y crear recursos y procedimientos para la intervención… ¿qué hacer cuando se produce un caso?. Porque aunque ya ha recorrido un largo camino para sensibilizar e informar sobre la amenaza del ciberacoso, cada día el porcentaje de casos sigue creciendo.

El problema comienza cuando el progreso tecnológico se conjuga con la falta de noción de peligro de los niños y adolescentes y la ausencia de supervisión de los padres. Según informes sobre el uso de seguridad en la Web a nivel internacional, muchos menores de entre 12 y 18 años contactan con un desconocido en el chat; se encuentran con él después de concertar una cita virtual y otros tantos comparten sus fotos en la Web.

Otros estudios indican que menores de 12 a 16 años aceptan desconocidos en el MSN aunque también se registran casos de 9 y 11 años. Un buen porcentaje de los consultados abren correos con archivos adjuntos enviados por desconocidos y usa la webcam para conocer y que lo conozcan personas nuevas. Es preocupante también que adolescentes de 12 a 18 años admite que publica fotos suyas en poses provocativas.

Paralelamente, casi la mitad de los entrevistados consideró que no era peligroso chatear con gente que no conoce, no ve riesgos en ir a una cita con una persona que se contactó por Internet o mensaje de texto o no percibe peligrosidad al aceptar desconocidos en su MSN.

Sin embargo, muchos de ellos reconocieron haber pasado por una situación desagradable en sus contactos virtuales. Las situaciones incómodas más referidas fueron: la agresión y el hostigamiento virtual, la apertura no deseada de páginas pornográficas o de prostitución y la solicitud de fotos o datos por parte de un desconocido.

Esto suele ocurrir sin que los padres se enteren. El 80% de los chicos navegan por Internet en soledad y que el 90% de los padres no regulan el uso de la Web en sus hijos, no creen en los riesgos que ésta pueda configurar y consideran que sus hijos son “responsables”.

Los datos recolectados permiten concluir que no hay demasiados obstáculos para que los acosadores actúen y capten víctimas por Internet. Por el momento, solamente se registran algunas condenas por la materialización del abuso, no por el acoso en sí. O sea, actuamos al final de la cadena. Además de la falta de tipificación penal en algunos países, es difícil la comprobación. Muchas veces los pedófilos actúan desde máquinas públicas, en locutorios o en cibercafés. Se puede llegar a rastrear el PC desde la que se envió material pornográfico, pero es más complicado saber quién lo usó.

 

CONSEJOS.

No temer. Los padres no expertos en informática no deben temer; es su sentido común y su experiencia al momento de interactuar con otros lo que ayudará a sus hijos.

Adiós a los virus. Actualizar el sistema operativo, tener un firewall, un antivirus y un antispyware activos para prevenir cualquier infección que podría llegar por una acción inocente de los chicos, sea por una trampa de phishing en un sitio fraudulento o un virus que llega por un archivo compartido por el e-mail o el mensajero instantáneo.

Apto para mayores. Es posible configurar los buscadores web para que sólo ofrezcan resultados aptos para mayores. Muchos fabricantes internacionales de software ya tienen configurados paneles de control para el acceso de contenidos de los menores o programas específicos en su Web para ello. Es conveniente consultarlos e instruirse en su uso.

Acceso limitado. Otra alternativa es limitar los sitios que los chicos pueden visitar, creando listas blancas de páginas que sus padres aprueban. Existen listados de Webs específicas con contenidos para menores así como Redes infantiles a prueba de intrusos. Las normas de estas páginas son muy estrictas para evitar cualquier maniobra de grooming, es decir, el acoso para conseguir datos o imágenes de menores.

Es delito en varias partes del mundo.

El grooming se castiga con fuertes penas en Alemania, Estados Unidos, Escocia y Australia, entre otros.

Los riesgos de que la Web pueda utilizarse como una herramienta de acoso y eventual abuso sexual de menores es un tema de preocupación a escala mundial.

Incluso, en algunos países de tradición liberal, ya existe legislación al respecto, porque el grooming (ciberacoso) es advertido como una amenaza muy grande.

Las amplias posibilidades de la Red, de todos modos, no hacen sencillo el hecho de poder regular el acceso a ciertos contenidos sin coartar las libertades individuales de los usuarios. Desde ese punto parten la mayoría de las normas aplicadas y las que están en discusión parlamentaria.

En Alemania se sanciona al que ejerce influencia sobre el menor por medio de la exhibición de ilustraciones o representaciones pornográficas, por dispositivos sonoros de contenido pornográfico o por conversaciones en el mismo sentido, con una pena privativa de libertad de tres meses a cinco años.

La legislación australiana también sanciona el uso de servicios de transmisión de comunicaciones por medios electromagnéticos para procurar que una persona se involucre, tiente, aliente, induzca o reclute en actividades sexuales a personas menores de 16 años con una pena de hasta 15 años de prisión.

En Escocia se contemplan normas sobre grooming , pero apuntan a lo que denominan “reunión con un menor de 16 años después de algunos contactos preliminares” a través del chat y contempla un tope de castigo de 10 años de cárcel.

En Estados Unidos las legislaciones dependen de cada estado. En el nivel nacional se prohíbe transmitir datos personales de un menor de 16 años con el fin de cometer un delito de carácter sexual.

En el estado de Florida, en 2007, se aprobó la ley de cibercrímenes contra menores, por la cual se sanciona a quienes se contacten con menores por Internet y luego sostengan encuentros con el fin de abusar sexualmente de ellos. La ley obliga a los delincuentes sexuales a registrar ante la policía sus direcciones de correo electrónico y los nombres que utilizan en los servicios de chat o redes sociales.

En América latina, Chile es el país más avanzado en legislación sobre el tema.

Según las definiciones de las legislaciones extranjeras, el grooming es un hecho preparatorio de un delito de carácter sexual más grave.

 

CÓMO EVITARLO

Nadie está libre de ser objeto de una campaña de ciberbullying. Puedes ponérselo difícil si mantienes en privado tu información personal (fotos, datos personales, escolares o familiares, números de teléfono, nombres de usuario…) y, sobre todo, si no pueden averiguar tus claves. Ten cuidado porque puede ser alguien a quien conozcas o que intente fingir que es alguien en quien confías.

No respondas un ataque de un ciberabusador: bloquéalo y sácalo de tu lista, y de paso a todos aquellos a quienes no conozcas de verdad o no confíes en ellos. Avisa a un adulto de confianza: un profesor, asesor, tus padres u otro miembro de tu familia, pero procura que no empeore la situación.

Búscate en Google y comprueba que no haya información tuya, comentarios críticos publicados en un mal día o datos personales.

Sobre todo, no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Ponte en el lugar del otro.

 

PAPEL DEL DOCENTE CON LOS ALUMNOS

Dialogar con los niños, niñas y adolescentes sobre cómo usan Internet, qué les interesa, sus experiencias, darles nuestros puntos de vista, debatirlos con ellos.

Utilizar los sistemas de protección disponibles para evitar el acceso a sitios no aprobados a menores de edad.

Familiarizarse con las nuevas tecnologías y los programas de comunicación que los chicos utilizan. Prevenir a los menores de edad acerca de la veracidad de los contenidos de Internet.

Alertar a los niños, niñas y adolescentes que las personas pueden cambiar su identidad cuando se comunican a través de la red.

Enseñar al menor de edad a que no revele información personal a través del “usuario” que utiliza para comunicarse.

Concienciar a los niños, niñas y adolescentes que cuando “chatean” con personas que no conocen (aunque sean supuestos “amigos de sus amigos”) no deben dar, ni pedir, datos personales (dirección, teléfono, apellido, nombre de su escuela, horarios) o cualquier información que puedan identificarlos. Informar sobre los riesgos que pueden derivarse de chatear con desconocidos y de hacer citas reales con extraños.

Alertar a los alumnos sobre los riesgos de enviar fotografías desnudos o con poca ropa, pues se puede hacer un uso indeseado de la imagen de los niños/niñas y adolescentes.

Prevenir de la información que publican en comunidades o redes sociales.

Advertir de los riesgos legales del uso de archivos de música, películas o imágenes de pago que han sido pirateados.

 

DECÁLOGO PARA UNA VÍCTIMA DE CIBERBULLYING:

1) Pide ayuda. Si eres menor recurre a tu padre o tu madre o, en su defecto, a una persona adulta de confianza. Asegúrate de que esa persona conoce y entiende estas pautas para que ambos podáis remar en el mismo sentido y para que, en su ánimo de protección, no haga cosas que acaben siendo perjudiciales.

2) Nunca respondas a las provocaciones. Hacerlo no te ayuda en nada y, sin embargo, es un estímulo y una ventaja para quienes te acosan. Mantén la calma y no actúes de forma exagerada o impulsiva en ningún caso.

3) No hagas presunciones. Puede que ni las circunstancias ni las personas que parecen implicadas sean como aparentan. Mantén un margen para la duda razonable porque actuar sobre bases equivocadas puede agravar los problemas y crear otros nuevos.

4) Trata de evitar aquellos lugares en los que eres asediado en la medida de lo posible hasta que la situación se vaya clarificando. Si se trata de redes sociales o comunidades online no te será difícil. Si el acoso llega por el teléfono móvil, no descartes cambiar de número.

5) Cuanto más se sepa de ti, más vulnerable eres y más variado e intenso es el daño que pueden causarte. ¿Imaginas una mentira ridiculizándote construida sobre datos privados reales escrita en tu muro?¿qué pasaría si alguien, haciéndose pasar por ti, insulta a tus amistades?. Es momento, por lo tanto, de cerrar las puertas de tu vida online a personas que no son de plena confianza. Para ello:

a) Evita intrusos. Para ello debes realizar, en orden, estos pasos:

a.1) Realiza un chequeo a fondo de tu equipo para asegurarte de que no tienes software malicioso (troyanos, spyware…) que puede dar ventajas a quien te acosa. Es importante. Dispones de herramientas gratuitas para ello en la dirección www.osi.es .

a.2) Cambia las claves de acceso a los servicios online que usas, pero nunca antes de haber realizado el paso anterior. Recuerda que deben ser complejas de adivinar y llevar combinados números y letras.

b) Depura la lista de contactos. Revisa y reduce la lista de contactos que tienes agregados en las redes sociales (o en otros entornos sociales online).

c) Reconfigura las opciones de privacidad de las redes sociales o similares en las que participes y hazlas más estrictas. Asegúrate de que sabes bien cómo funcionan estas opciones y sus implicaciones.

d) Comprueba qué cuentan de ti online. Busca la información sobre ti publicada otras personas y trata de eliminarla si crees que puede ser utilizada para hacerte daño.

e) Repasa la información que publicas y quién puede acceder a ella y poner, a su vez, al alcance de terceras personas.

f) Comunica a tus contactos que no deseas que hagan circular informaciones o fotografías tuyas en entornos colectivos.

g) Ejerce tu derecho sobre la protección de datos personales. Tú decides el uso que se puede hacer de ellos, incluyendo tu fotografía.

6) Guarda las pruebas del acoso durante todo el tiempo, sea cual fuere la forma en que éste se manifieste, porque pueden serte de gran ayuda. Trata también de conocer o asegurar la identidad de los autores pero, en todo caso, sin lesionar los derechos de ninguna persona.

7) Comunica a quienes te acosan que lo que están haciendo te molesta y pídeles, sin agresividad ni amenazas, que dejen de hacerlo. Recuerda que no debes presuponer hechos o personas en tu comunicación, por lo que debes medir muy bien cómo lo haces, sin señalar a nadie en público, pero a la vez tratando de asegurarte de que se entera la persona o personas implicadas.

8) Trata de hacerles saber que lo que están haciendo es perseguible por la Ley en el caso de que el acoso persista. Les puedes sugerir que visiten páginas como http://www.e-legales.net o http://www.ciberbullying.net para que lo comprueben por sí mismos.

9) Deja constancia de que estás en disposición de presentar una denuncia, si a pesar del paso anterior continúa el acecho. Manifiesta que cuentas con pruebas suficientes recopiladas desde el inicio y que sabes cómo y dónde presentarlas. Debes indicar que, si el acecho persiste, te verás obligado a acudir a la policía.

10) Toma medidas legales si la situación de acoso, llegado este punto, no ha cesado.
______________________
Tienes a tu disposición más contenidos y documentos descargables de libre uso y distribución en nuestra web http://www.gitsinformatica.com
Imagen

Anuncios

Acerca de Ciberseguridad GITS Informática

Asesoría para Padres y Adolescentes, Educadores, Empresarios y Trabajadores, Administraciones Públicas y Privadas, Asesoría, Seminarios, Docencia y Divulgación en materia de Ciberseguridad, Delitos Informáticos y Privacidad del Internauta.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s